Archivo de la categoría: (3) Mis papás dicen…

El cumpleaños número 3 de Mafe

Estándar

Anuncios

El regreso de Mafe al mundo virtual

Estándar

Mafe ríe, grita, camina. Mafe llora, hace pataletas y dos minutos después pide su biberón. Mafe pide mimos, llama a papá y señala a Rambito, la mascota de la casa. Luego empieza a hojear revistas, coquetea a los tipos atractivos que ve en sus páginas y lanza otro grito cuando ve la imagen de Barney. Mafe tiene más energía que los motores de un cohete espacial y se mueve sin parar durante, por lo menos, tres horas seguidas. Cuando uno menos piensa la ve agarrando a su “gusano cantor” y dos minutos después está explorando en la cocina y tomando con sus manos lo que encuentra a su paso. “¡Mafe, ya!”, le decimos pero ella parece asumir que le hablamos al gato y sigue con su exploración. Mafe es una bala.

A sus 16 meses Mafe aprendió a caminar. Ocurrio el 7 de febrero a las 4:04 p.m. Fueron unos cuantos pasos -de un extremo a otro de la sala- pero los suficientes para empezar una nueva etapa en su vida. Justo una semana después de haber ingresado a la Guardería Alitas, en Lima.

Pero lo de la guardería si fue todo un proceso. Bastaba con mencionarle a Mafe que iría a jugar con los demás niños en la guardería para que de sus ojos se desprendieran algunas lagrimitas. La misma historia se repitió por varios días.

Ahora, en cambio, sucede todo lo contrario. Cómo es la vida. Ahora su madre la lleva muy temprano al nido, las niñas del lugar la reciben, ella se queda feliz jugando con los otros niños, escuchando su música preferida, comiendo su mediamañana, tomando su biberón y haciendo la siesta. Y unas horas después, cuando su madre aparece en la puerta para llevarla de nuevo a casa, Mafe parece no querer salir del lugar y busca algún pasillo, como queriendo volarse.

Al fin llega a su casa, juega, juega y juega, escucha música, baila, llama a papá, señala al gato, busca a mamá y le pide que la cargue y otra vez, agotada por la larga jornada, cae rendida en un sueño profundo. Y así hasta el otro día.

¡Cómo te amamos, Mafe!

11 meses para celebrar, aunque lejos de MaFe

Estándar

Mi preciosa niña, mi bebé linda, hermosa, dulce. Hoy cumpliste los primeros 11 meses y queda poco para que celebremos tu primer añito. Para nosotros es una gran felicidad que estés con nosotros, nos llenas de orgullo y deseos para ser el mejor ejemplo para tu vida. Aunque, hay que decirlo, la felicidad no es completa. Los últimos 20 días me ha tocado verte crecer desde la distancia. Digamos que a través de Facebook, el mns y Skype y eso me pone muy triste. Digamos que desde hace tal vez un mes, para ser exactos, me he imaginado viéndote crecer a partir de las cosas que tu mamá me cuenta, mientras tú disfrutas con los juguetes y ves los programas infantiles que tanto te gustan. No hace mucho comenzaste a decir mamá y a extrañarla cuando no está contigo. No hace mucho te comenzaron a salir los dientecitos de arriba y ya dejaste de ser el vampirito que yo tanto disfrutaba. No hace mucho que comenzaste a llevarte la comida a la boca con tus propias manitos. Y yo no estuve presente, no estuve para ver tus avances. Apenas los pude escuchar y escasamente pude verte través de una diminuta camarita.

Digamos que es una sensación muy difícil de entender, porque una cosa es decir que ustedes están lejos y otra cosa es sentir que están lejos, que no les puedo dar un beso, que no las puedo abrazar, sentir, que no te puedo cargar y darte el biberón y hasta trasnocharme cuando no te quieres dormir (aunque eso ya no pasa desde que estoy lejos, me ha dicho tu mamá).

Pero no me puedo ahogar entre lamentos y tristezas. Por fortuna sé que tú aún no te percatas de mi ausencia (eso creo) y que todo sigue normal. Que más temprano que tarde volveremos a estar juntos los tres, para jugar, para llorar, para reír y para seguir siendo felices. El tiempo pasará rápido y ya estaremos juntos de nuevo. Mientras tanto te mando mil besos y dos mil abrazos y otros mil besos y dos mil abrazos para tu mamá.

¿Cómo es cumplir nueve meses?

Estándar

La verdad, nadie lo recuerda. Nadie, que yo sepa, tiene siquiera un recuerdo de sus primeros meses. A lo mucho sensaciones, dicen los expertos. Aunque para nuestra fortuna y la de nuestros hijos, existe la memoria de nuestros padres, abuelos, tios y amigos que nos ven crecer. Gracias a ellos recordamos lo que éramos cuando apenas teníamos algunos meses.

MaFe ya ha cumplido nueve meses y ahora gatea con más impulso, mueve sus manos en señal de saludo, se rebela cuando algo no le gusta y observa con más impulso el mundo. Le sonríe a sus padres, a sus tíos y a todo aquel que le caiga en gracia. Incluso a los desconocidos que se cruzan por la calle. Siempre suele tener una sonrisa. Pero sé que de todo eso tal vez no recuerde mucho, aunque aseguro que cuando sea grande y vea las fotos que le tomabamos, comenzará a reír y sentirá mucha felicidad de verse tan pequeña. Es por ese momento que captamos algunas imágenes de sus nueve meses.

Mafis 8

Estrenando su juguete nuevo. Muy sonriente y feliz

Mafis 1

Sorprendida al lado de su madre mientras gatea por toda la casa

Mafis 2

A la hora de la cuna no hace muy buena cara que digamos, pero se acostumbra a mirar por entre las rejillas

Mafis 3

"Buenas noches señora mariposa", saluda a su fiel amiga

Mafis 4

Un fin de semana de mucha lectura

Mafis 5

Una aventura por la casa

Mafis 6

Sorprendida de que le tomen tantas fotos

Mafis 7

Preparada para salir en estos días de invierno limeño

MAfis 9

Cuando sus padres la llevan donde sus amigos MaFe también aprovecha para gatear en alfombras ajenas

¡Ocho meses y con un diente afuera!

Estándar

 Papi, te pillé, mucho facebook...

Parece increíble que nuestra MaFe ya tenga ocho meses, pero es así. Este jueves los ha cumplido y sus padres no hemos dejado de sorprendernos con todos los avances que ha tenido durante sus casi 24o días de vida.

De un momento a otro empezó a comer papilla con más y más impulso. Pasó de unas simples cucharadas, que regaba a diestra y siniestra por toda la casa, a consumir platos enteros y saborear hasta el último sorbo de jugo. Algo que a nosotros aún nos sorprende.

Después, cuando nosotros menos lo pensábamos, se echó a gatear sobre la cama y desde entonces no ha dejado de hacerlo, cada día con más fuerza y empeño por alcanzar lo que se propone, ya sea un juguete, una revista o simplemente el control remoto del televisor.

Ahora último anda con su encía un poco adolorida, pues sus dos primeros dientes ya comienzan a salir y eso le ha creado algunos traumas. Un poco de fastidio, falta de sueño y algunos gritos, son sus principales formas de comunicar su dolor pero sus padres hemos sabido sobrellevarlos a punta de juegos y cantos. Aunque al final terminamos un poco agotados, pues es muy normal que MaFe se duerma después de las 11 de la noche y se despierte una o dos veces en la madrugada.

En fin, el tiempo no se detiene y nosotros seguimos viviendo con mucha felicidad cada cambio que le ocurre a nuestra niña, teniendo claro que este proceso es una etapa única y hay que vivirla al máximo.

¡Felicitaciones MaFe por tus ocho meses!

Los días con MaFe (para no olvidar)

Estándar

Los juegos de MaFe

La época que vive MaFe es de pura exploración. El nuevo mundo que se pone a sus pies es descubierto por ella a través de su lengua. No hay objeto, por extraño que sea, que no sea manipulado con su boca. De ahí el cuidado que nosotros como padres debemos tener con ella al momento de entregarle algo para que lo manipule. Y entre juegos, gritos y sonrisas pasan nuestros días de casa con María Fernanda Mayo Hinojosa.

MaFe descubre a Doki

Estándar

dokiMaFe a sus seis meses de edad ha descubierto a Doki. Aquel perrito de Discovery Kids que le canta a los niños. Ahora, cada vez que MaFe escucha la canción : Cuántas estrellas hay en el cielo, cuántas habrá en el fondo del mar, a qué se debe el azul del cielo…, voltea a buscar a su nuevo amigo.

¡¡¡Sos grande Doki!!! 

!Bienvenidos Juan José y Matías!

Estándar
hijo-de-juanca1

Mariangel le da un besito a su hermanito, Juan José, el nuevo miembro de la familia Ocampo Buitrago, de El Peñol. Es el más nuevo de todos, nació el miércoles 15 de abril.

matias-y-juan-jose

Y aquí está Matías, su primo, hijo de Fredy y Gladis. Matías vino al mundo el 12 de febrero pasado. A sus padres queremos enviarles un gran abrazo y nuestras felicitaciones.

Todo lo que puede pasar en seis meses de vida

Estándar

mafe-chupa-dedo

Su primera fiesta fue fenomenal: luces por un lado, dulces por el otro, muchos niños que jugaban, animadores que alegraban la tarde y una miniteca al finalizar.  Después llegaron los encuentros con los primos de su madre y allí asistió muy elegante, no importaba la hora ni el día. Ella es bastante tranquila para salir de casa.

Días después, aprovechando los últimos días que quedaban del verano, estuvo en una de las playas más exclusivas de Lima, pero cuando su papá intentó remojarle sus pies en el mar se echó a llorar y no hubo más remedio que alejarla de las aguas y recostarla a un lado de la playa. Y ella durmió, durmió y durmió.

Ya ha aprendido a comer papilla y toma jugo de granadilla todas las mañanas; de repente se queda observando a su madre y después de un par de segundos deja notar una enorme sonrisa de felicidad antes de que ella la agarre a besos.  A veces grita, ya sea porque le incomoda su posición en la cuna o en la cama y cuando ya está muy cansada termina vencida por el sueño. ¿Cuántas cosas pueden pasar en apenas seis meses, no?

mafe-playa-1

Algo de playa no cae mal, pero lo que MaFe no sabía era que el agua estaba un poco fría y no se comparaba en nada a la de su bañera.

mafe-chupa-dedo-2

Si sus padres no le dan su biberón a tiempo ella se las ingenia para olvidar el hambre. Con sus dos manos toma uno de sus pies y lo lleva hasta su boca. ¡Y todos se sorprenden pero ella ni les presta atención!. Solo quiere distraerse.