¿Con qué criterio programar la fecha del nacimiento de tu hija?

Estándar

Contrario a las normas establecidas, y haciendo parte de las estadísticas que dicen que solo el cuatro por ciento de los bebés en estado de gestación están de pie, como cosa rara, MaFe también está de pie.

Esto quiere decir, a juicio de los expertos, que la bebé no tiene otra opción para nacer que no sea la cesárea, una cirugía que no debe durar más de media hora y que de cierta manera libra a la mamá de aquellos terribles dolores del parto.

Otro análisis de esta noticia hace la mamá. Para ella, aparte de ser una operación que la mantendrá en reposo al menos una semana, la cesárea le quita la posibilidad de enfrentar una situación natural para la cual se ha enfrentado con mucho cariño durante estos siete meses.

Pero su madre está triste porque quería pasar por la experiencia completa. Esto es: pujos, dolor, respiración profunda, más dolor, contracciones y más pujos…

Ahora, para evitar riesgos y complicaciones, con solo hacer una pequeña abertura en su vientre los médicos tendrán en sus manos a la niña que hemos esperado todo este tiempo. Y eso no deja de parecerme muy bonito.

La noticia la conocimos esta semana cuando nuestro ginecólogo, el doctor Pimentel, le hizo una tercera ecografía a Cristina y observó que todo estaba perfecto con MaFe, menos su posición. Aunque no es nada malo.

Ahora, también sabemos que la bebé pesa dos mil doscientos gramos y que su cabecita, así como su estómago, mide 30 centímetros de diámetro. Y que se mueve tan bien como su padre por las congestionadas calles de Lima.

Ahora entonces solo queda continuar con los cuidados y empezar a programar la posible fecha para el parto que, por recomendación del médico, es preferible hacerlo una semana antes de la fecha inicial, es decir, antes del 17 de octubre.

Esa noticia hace que tengamos en nuestras manos la posibilidad de elegir el día y la hora en que nacerá. Y yo miro el calendario y aún no decido. Salvo que MaFe quiera voltearse un día de estos y nacer por parto natural…

Finalmente ella es quien tiene la última palabra. 

 

 

Anuncios

»

  1. Queridos Cristi y Rafa, no se preocupen, quizá pronto MaFe decida voltearse y enrumbar camino hacia el “exterior”. Ser podálico no es malo, incluso dicen que un bebé podálico es afortunado (claro, ya nacer de esa manera por parto vaginal es un milagro!!!). Bueno MaFe si de algo te consuela, tu tio Carlitos fue podálico y nació! tranquilito, con los pies siempre en la tierra, jejeje.
    Besos,

  2. Qué bueno encontrarte de nuevo por aca, Paty. Sí, dicen que tener esa posición es de buena suerte. Lo que su madre sí piensa es que la niña hace todo lo contrario a lo que nosotros le decimos. ¿Es más extraño?.
    Un abrazo.
    Rafa

  3. Vale algo decir que soy de la generación césarea y que al final nací con 2,800 kilos…y ademas, que soy un ser maravilloso y lleno de luz!….pero veamos a Mafer, vamos belleza, hazle los dolores de ese parto natural que tanto quiere tu mamá y para la cual está más que preparada. Por lo menos una buena barra tiene!!.

  4. ¿La terquedad será hereditaria?
    No creo, no….no….no y no…..que no creo he dicho….no creo, no, no para nada…no creo…no, no y no!!!!! porque no!!! que no!

    MaFe (jeje)

  5. Hola, Rafa. Sabes, me encanta la forma como escribis todo lo relacionado con tu pequeña. Cuando ella pueda leer y ver lo que hiciste, de seguro se sentirá muy orgullosa de ti.
    Ey, podes programarle para que nazca el 2 de octubre es una fecha perfecta jejeje claro noves que es mi cumpleaños. Mentiras, la conclusion fue perfecta, ella sera quien decida porque es cierto, los bebes en ultimo minuto deciden sobre ellos mismos y muy probablemente se voltee y llegue a este mundo de forma natural.
    En cuanto a Cristina, díle que la felicito por el valor que tiene, porque querer vivir todo lo que implica un parto es muy valeroso. Dímelo a mi que sufri 24 horas de dolores profundos que no me dejaban comer ni beber nada. Un dolor tan garrafal que lo único que queria era que Simón naciera ya. Los dolores eran tan fuertes que olvide por completo las recomendaciones de todo el mundo: ginecólogos, enfermeras, familiares y amigas que ya habian vivido la experiencia. Ahí dejé de lado el curso sicoprofilactico y esas normas sobre como debes respirar –una experiencia que de seguro ningun hombre resistiria y que solo hasta el momento en que me aplicaron la epidural pude respirar con tranquilidad y ahi si relajar mi cuerpo para dilatar hasta 10 y tener la capacidad de recibir a mi pequeño bebe de 3600 gramos y de 53 cm en mis brazos con todo el amor del mundo– Ah, qué momento aquel en que pude ver su pequeño rostro humedecido por la placenta llorando y apretando sus ojos porque esa luz era desconocida en su mundo,en ese en el que vivio durante 9 meses. Mi pequeño que vestido de amarillo empezó un sendero por este mundo, un mundo que con sus lloriqueos a las 2 y 4 de la mañana pidiendo alimento, un mundo que iluminó desde aquel 3 de enero porque se convirtió en mi compañero, en mi alegria, en mis ganas de vivir y de luchar,un mundo que apenas ha recorrido en sus pequeñas piernas, 20 meses.
    Ay, perdoname rafa creo que estaba como inspirada jejeje bueno eso es lo que hacen ellos en nuestras vidas, llenarlas de emoción y alegría, aunque cuando van creciendo y haciendo daños (jejejeej, no todo es alegria), pero aún así uno disfruta viéndolos hacer estragos. Ya verás.

    un fuerte abrazo.

  6. Holas chicos. Acabo de leer el blog y les contaré mi experiencia:

    Allá por octubre de 1971 una señora llamada Conie estaba esperando a su bebé. Ella sabía que el bebé probablemente nacería alrededor de la quincena de octubre. Sin embargo, no sabía si sería niño o niña…

    Conie tuvo sus dolores de parto el 13 de octubre, la llevaron al Hospital Rebagliati, donde se atendía, y cuando el doctor la revisó, exclamó: este bebé viene de pie y no hay forma de hacerla cambiar de posición, así que la llevaron a la sala de partos y le practicaron una cesárea.

    No sé si la posición en que ese bebé vino al mundo (sigo tomando posiciones continuamente frente a la realidad que me abruma a diario) tiene algo que ver con cómo soy o con cómo no soy. Algunas veces me lo he preguntado, o si la fecha tiene alguna incidencia también (recuerden que 13 es número de buena suerte), lo único que si puedo decirles con seguridad es que yo nací un 13 de octubre de 1971 y soy así como ustedes me conocen.

    Puedo decir que me siento feliz de estar en este mundo y de tener las familia que tengo (Carlos y Bea) y que sería más feliz si el mundo mejorase y yo también mejorase en varios aspectos.

    Para terminar, deseo que Mafe les traiga muchas felicidades y también deseo que definitivamente sea mucho mejor persona que yo.

    Un super abrazo para ambos

    Ana T. (muy emocionada)

  7. Gracias a Anita y a Eliana que nos cuentan estas historias. Qué bueno que este blog las saque de su rutina y les haga recordar los bellos momentos que han vivido…
    Un abracito también para Mariela y Marité.

    Rafa

  8. mijita, al final todas somos igual de mamás, ya sea que pujemos o no, ya sea que podamos dar de lactar o no, ya sea que podamos dejar de trabajar o no. lo importante es que esperamos a nuestros bebés con todo el cariño del mundo y sea lo que nos toque vivir, lo viviremos al 100%.

    si MaFe viene con “la pata en alto” será que viene convencida de algo… esperémosla y le preguntamos 🙂

  9. Hola Lucía, qué orgullo debe ser también tener gemelos. Y si uno se asusta con uno, !qué diremos con dos!. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s