Nadie ganó, ni el buen fútbol

Estándar

Nadie ganó, el partido desde la tribuna pareció muy enredado y al final no supimos quién jugó mejor (¿o peor?). Ya habían transcurrido como cinco minutos cuando llegamos al Estadio Monumental después de una carrera que se convirtió en todo un viacrucis. Una avenida Javier Prado completamente congestionada y cerrada al final, un estadio tan alejado de la ciudad y gente corriendo por todos lados que, como nosotros, no sabían qué vía tomar para llegar rápido.

Pero al final llegamos y cuando apenas nos estábamos acomodando Colombia hizo el primer gol. Como colombiano no celebré porque tenía a una barra inmensa de peruanos que se iban en insultos contra los morenos de amarillo (bu, bu, bu, les gritaban a los nuestros como si fueran viejos primates del Africa, además de otras lisuras que no estaría bien mencionar aquí).

Eso sí, cuando Perú anotó el empate la misma tribuna estalló en júbilo y la emoción de los peruanos no podía ser mayor, incluida tu mamá.

El partido era a veces intenso y otras aburridor, parecía de ida y vuelta pero Colombia terminó encerrado en su propio arco y los delanteros peruanos nunca encontraron la fórmula para llegar claramente al arco contrario.

Mi percepción personal del partido es que tanto Colombia como Perú parecían más estrellas de televisión que se preocupaban por salir bonitos ante las cámaras, que por jugar bien; que la camiseta estuviera pulcra y que todo luciera perfecto. En aquel escenario parecía que el fútbol pasaba a un segundo plano.

Ay Rambito, así ya no sé decirte si es mejor ser hincha de Colombia, que a pesar de ser tercero en la Eliminatoria es tan irregular, o de un Perú que cada vez se hunde más en la tabla.

Anuncios

»

  1. Rambito lindo: de seguro habrás sentido desde el vientre el grito de la hinchada (no la “hinchada” de tu mamá sino los hinchas de Perú y Colombia) celebrando los goles anotados, debe ser por eso que te movías mucho aquella noche.

    Tu papá tiene razón, el partido estuvo flojo, apenas unos chispazos de emoción cuando Guerrero por Perú y Rodallega por Colombia se acercaban al arco contrario.

    Yo no soy fanática del fútbol pero debo decir que he visto partidos con mejores tácticas. Lo bueno del partido: la fe de la gente, los cuerrrpotes de los jugadores, los zapatitos naranja de Rodallega, al muy estilo “Dorothy” del Mago de Oz, la seguridad en el Monumental y lo mejor de todo sentir tus pataditas toda esa noche, no sé si le ibas por Colombia o Perú pero para mí era claro que querías meter gol, esas patadas no se sienten todos los días.

    Besitos grandes y espero pronto podamos ir los tres a ver nuevamente un partido Perú-Colombia y que está vez ¡GANE PERÚUUUUUUUUUUUUUUU carajjjo!

  2. Querido Rambito:
    En este país, es más, en otros países latinoamericanos también
    NO necesitamos más futbolistas.
    Yo se lo que te digo, practica un deporte de verdad pa`que crezcas fuerte y sano.
    Go Lakers go!!!!
    Bexis.
    =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s