Rambito, un bebé mediático

Estándar

Un sábado en la mañana Cristina y yo caminábamos por una céntrica calle de Lima, emocionados luego de ver, a través de una ecografía, las primeras imágenes de nuestro bebito: un pingüinito de siete milímetros. Pensábamos en todo lo que este niño (a) nos depararía: cuidados, pañales, leche, trasnochadas, ropa, mucha dedicación… más pañales, más leche, más ropa, más dedicación y, por supuesto, más trasnochadas. Pensábamos en su nombre (ya casi aprobado en caso de que sea niño o niña), en su vida, en el mundo que le espera, en el futuro de sus papás, en su país (o sus países)… en fin. Por estos días el bebito nos pone a pensar mucho en su futuro.

Entre tantas cosas se venía a nuestras mentes la manera cómo le contaríamos a nuestro Rambito (a) todo lo que pensábamos y hacíamos mientras él se desarrollaba en el vientre de su madre: lo sorprendidos que estábamos sus padres, sus tíos, sus amigos, sus abuelos, ¡su mundo! con su llegada. Se nos ocurrió entonces hacerle una cuenta de correo y en ese instante surgió yosoyrambito@hotmail.com

Pero faltaba algo más creativo, fotos quizá, videos, anotaciones en papel, ¡en internet¡… Y fue ahí cuando se nos ocurrió hacerle un blog. Y fue ahí cuando surgió el Blog de Rambito.

Dos días después la bitácora ya estaba en la red, dispuesta para que nuestros amigos, sus tíos, primos, abuelos y cuanto navegante curioso entrara a la red, se encontrara con ese nombre nada creativo de Rambito y se preguntara: ¿Y qué diablos es esto? Desde entonces sus papás nos esmeramos en crearle historias a Rambito, en recrear sus pensamientos (que en últimas son los pensamientos “rayados” de nosotros), y en hacer dialogar a nuestros amigos. Un valor agregado de todo esto: el Blog de Rambito nos ha hecho recordar que tenemos tantos y tan buenos amigos que se alegran con nuestra historia.

Desde entonces algún amigo, de vez en cuando, se acuerda de nuestro Rambito y digita en Google: “el bebé Rambito”, ingresa a su blog y le deja un mensaje: “Estoy sorprendido, no lo puedo creer… ¿Y en qué momento lo crearon? ¡Felicidades…! Y lo real de todo es que Rambito no se da cuenta…

Pasarán unos buenos años antes de que el bebito pueda leer con voz propia todo lo que aquí le escribimos y pueda dimensionar el mundo virtual en el que ha estado mientras crecía en la barriga de su mamá. Entonces se dará cuenta que desde un principio era un bebé mediático.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s